Día 7 – Confiando en Dios en la promesa

Escritura: Génesis 21:1-7
Alabanza sugerida: cuán firme es una base

Preparación para el culto familiar:
Ahora llegamos al nacimiento de Isaac. Sara es vieja, Abraham es viejo, pero Dios es fiel y ha cumplido su promesa. Hay momentos en nuestras vidas cuando leemos las promesas de Dios y tenemos dudas como lo hizo Sari. En parte, esto se debe a que nosotros vivimos aquí y miramos a través de un vidrio con dificultad, lo cual es fe, pero un día no será así. Sin embargo, debemos llegar a un lugar en nuestro caminar con el Señor donde confiamos plenamente en cada promesa que se nos da en la Palabra de Dios. Su palabra es siempre «sí y amén». Abraham y Sara fallaron en hacer esto. Sarah tomó su concubina y se la dio a Abraham para que tratara de ayudar a Dios a cumplir su promesa, pero este fue un gran error. Agar, la concubina de Sarah, tuvo un hijo y lo llamaron Ismael. Como Gálatas 4:21-31 nos dice que Agar representa la ley y Sara el pacto de gracia que tenemos en Cristo. Muchas veces actuamos como Abraham y Sara y nos falta fe en la instrucción que Dios nos ha dado y recurrimos a nuestras propias habilidades. Esto nunca termina bien. Tampoco ha terminado bien para Abraham y Sarah. La tensión entre Sarah y Agar sigue siendo una realidad hoy. Es un ejemplo perfecto de que necesitamos confiar en las promesas de Dios en su palabra, obedecer sus mandamientos y negar nuestro propio pensamiento. Dios nos ha dado instrucciones sobre cómo criar a nuestros hijos, no necesitamos apoyarnos en nuestra propia comprensión o las filosofías del mundo, sino solo en Su Palabra.

Preguntas de discusión:

  1. ¿Fue Dios fiel a Abraham y Sara?
  2. Hable acerca de como el tiempo de Dios no es nuestro tiempo.
  3. Nuestro texto dice que Abraham circuncidó a Issac, ¿qué significa esto para nosotros?

Ore para que su familia confíe en las promesas de Dios.