13 de enero de 2020

¡Hoy comenzó como un buen día! ¡Desperté, después de solo unas pocas horas de descanso en Houston, salimos para ir a predicar en la conferencia de San Cristóbal y en las calles! Y es mi cumpleaños! ¡No solo eso, estoy con dos hermanos piadosos y voy a encontrarme con más hermanos y tener un buen tiempo de comunión! ¡Se esta convirtiendo en un gran día! Cuando entramos en el ascensor, el hermano Phil me preguntó si era necesario cargar su pasaporte en todo momento durante el viaje. Fue entonces cuando me di cuenta … olvidé mi pasaporte. Fui a la iglesia el domingo por la noche con tantas cosas en mente. No estaba seguro de cómo el mensaje fue tomado por la iglesia el domingo por la mañana, no estoy completamente preparado para predicar todos mis sermones en Chiapas, dejaré a mi familia por una semana, dejaré a mi familia de la iglesia por una semana, estoy orando y llevando la carga por Edwin mientras se preparaba para predicar un sermón intenso, ¡y estoy completamente agotado! Después de que Edwin predicó un mensaje increíble sobre el evangelio, ¡me bañaron con amabilidad al hacerme una fiesta! Estaba tan emocionado y lleno de alegría, que cuando llegué a la casa para reunirme con el hno. Phil para ir a Houston, olvidé mi pasaporte. Ahora son las 3:15 a.m. Ivonne y yo apagamos nuestros teléfonos por la noche, y necesito que alguien me traiga mi pasaporte. Tuve que llamar al hermano. Edwin, a las 3:20 am!! Él y Tere despertaron a Ivonne, luego se ofrecieron a traerme mi pasaporte para que no tuviera que levantar a los niños tan temprano. ¡Condujeron hasta Houston solo para traerme mi pasaporte! ¡Solo la iglesia haría eso! ¡Estoy muy agradecido! Después de cambiar el vuelo, alabado sea Dios, tenía un seguro, y un largo día en el aeropuerto, llegamos a Tuxtla Gutiérrez. Cuando recogimos nuestras maletas nos faltanban dos. Hno Sye y hno. Phil. Tuvimos que reportar el equipaje perdido y luego nos dirigimos a San Cristóbal. Después de una buena cena y un buen compañerismo, nos registramos en nuestro hotel y nos acostamos bastante temprano. Mañana iremos a Chamula, el lugar donde los cristianos todavía son perseguidos, por lo que agradeceríamos sus oraciones.