17 de enero de 2020

Comenzamos el día con el desayuno en la iglesia a las 9:00. La iglesia ha sido muy amable con nosotros al cocinar nuestras comidas. Han tratado de mantener el menú simple para tratar de evitar que nos enfermemos. Parece haber ayudado. Phil estuvo enfermo después de los primeros dos días, y ayer no me sentía tan bien, pero aparte de eso, nadie más se ha enfermado. Durante el desayuno, el Pastor Miguel me pidió que le explicara por qué el Dr. Mudliar dijo en su sermón la noche anterior que Jesús no murió por cada humano en el mundo.
¡Tuve una gran conversación con el pastor Miguel y por primera vez en diez años creo que lo entendió! Después del desayuno fuimos a «Oh La La» para continuar nuestro estudio a través de las doctrinas de la gracia. Hermano Randall enseñó sobre la expiación limitada e hizo un excelente trabajo. Enseñó de Juan 10.
Fue muy claro. Traduje y pude ver que Armando, el pastor de Acuña, no estaba de acuerdo. Cuando el hermano Randall había terminado. Armando preguntó acerca de Apocalipsis 3:20: «¿Jesús no llama a la puerta de cada corazón?» Fue una gran oportunidad para explicarle a él y a su hijo César acerca de la regeneración.
Los llevé a Juan 1:12-13 y ellos lo entendieron. Hermano Randall luego dio una muy buena explicación del contexto de Apocalipsis 3:20. Después de terminar con la expiación limitada, tomamos un descanso de 5 minutos para ir al baño y pedir más café.
El gerente de la cafetería pidió hablar conmigo. Me dijo que éramos más que bienvenidos a pedir y tomar café, pero que no podíamos enseñar la Biblia en la cafetería. Hay dos homosexuales que trabajan allí y creo que se quejaron de nosotros. Le dije al gerente que la gente entra a la cafetería todos los días y habla de cosas viles y que lo permiten, y que tendrá que rendir cuentas al Rey Jesús por sus acciones. Sye sugirió que fuéramos a predicar en la esquina de la calle hoy. Recogimos nuestras cosas, sacudimos el polvo de nuestros pies (literalmente) y fuimos a otra cafetería donde el hermano Phil enseñó sobre la gracia irresistible en Ezequiel 37.
Luego nos dirigimos de regreso a la iglesia para almorzar. Después del almuerzo pudimos descansar un poco antes del servicio de la noche. Hermano Phil predicó primero en 1 Juan 2:3-6 y luego Jack en 1 Juan 2:7-11. A ambos les fue bien. Luché un poco durante la traducción del primer sermón. Todos estamos cansados ​​y creo que me golpeó todo el cansancio acumulado. Tenemos un día temprano mañana. La iglesia tiene una reunión de oración a las 7:00 am. Sye dará un devocional. ¡Oremos para que Dios continúe fortaleciéndonos!